sábado, 13 de febrero de 2016

cuando ni el miedo te mueve es que en realidad tampoco queda nada que mover ya, supongo.

vacío y precipicios.

lunes, 1 de febrero de 2016

me recuerdo
desde que salté
a los oscuros abismos
de mí misma
y me rompí,
para siempre.