martes, 31 de julio de 2012

Despedidas.

El viento jugó con el hombro de Rachel y arrastró el invierno hasta sus huesos pequeñitos con un par de afortunados copos de nieve que tuvieron la oportunidad de morir en su calor como gotas que parecían lágrimas en una carrera por desvanecerse dejando un rastro de sal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario