sábado, 21 de abril de 2012

La vida es magia y truco.

Cae el telón.
Suspiro un diminuto soplo de alivio y, como por arte de hechizo, desapareces.
Me desconcierta.
Y te imploro que no te escondas con la sutileza de un reprimido sentimiento de desesperación.
Aparece tu reflejo en un cristal y me extasio. Sonríes divertida cuando me ves acercarme y te ausentas a la velocidad de un efímero destello. Me pierdo en este laberinto de espejos; te encuentro en todas partes y no te encuentras, esencia de fantasma.
Giro y mi miedo ya no se deposita como vaho en los cristales: estás ahí, con tus labios carmesí robándome el aire y tu diminuta nariz de inocente pidiendo a gritos seguir jugando. Son tus manos las que buscan un camino hasta mi piel, me acaricias, me conquistas y cuando te pruebo, no eres tú. Poseída de lujuria, sin amor ni tacto; infectada de compasión por los recuerdos. Me envenenas, los pulmones se me encogen y solo entonces te alejas y me devuelves la vida en amargo regusto a despedida. Aunque tú sigues tan jovial, tan radiante que no me importaría morir de ti.

1 comentario:

  1. ¡Hola! Te he dado un premio por este maravilloso blog, cuando puedas pásate por mi blog para verlo; hopeyoustaythenight.blogspot.com

    ResponderEliminar