jueves, 29 de diciembre de 2011

Sólo hacen falta unas pocas palabras en el momento oportuno (el más jodido, para qué mentir) y adiós al hambre.
y a las ganas de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario