sábado, 26 de noviembre de 2011

Mentiras desabridas.

No follaban, bailaban.
Y las sábanas hacían de trajes ceñidos perfectamente a los recovecos de sus cuerpos. Disfrutando del tango más salvaje y desbocado, provocándose a un mismo compás de besos, recuperando el aire en los silencios, entonando una polifonía de "te quieros" y caricias, afinando gemidos armónicos en clave de placer; allí, donde soñaron con pasear en la gala de la hora bruja los brillos de plata de las estrellas y convertir sus ojos en dos pozos de noche de los que recoger, tirando de una sonrisapolvo de los comentas a los que pidieron deseos.
Pero, en realidad, no bailaban. Solo era sexo de adolescentes en arte.

1 comentario:

  1. Bueno... bailaban al fin y al cabo. Hora bruja, brillos de plata, polvo de estrella... eso es una melodia que invita a soñar, bailaban seguro.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar