martes, 1 de noviembre de 2011

Me gustaría sonreírte una vez más para hacer el momento algo menos irresistible al olvido y que pudiera quedarse guardado en los desvanes de tu corazón a la espera de que lo buscaras entre los álbumes de fotos en una fugaz revisión del pasado.


pero no tengo fuerzas
ni ánimo que gastar en la casa fantasma del centro de tu pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario