martes, 18 de octubre de 2011

¿Quieres volver a ser mi cumplidor de subjuntivos?

Es suficiente con que tu cuerpo se convierta en polvo. No hagas lo mismo con tu corazón. Regálalo, deja tu legado y haz que tu nombre se convierta en Historia. Que se convierta en la historia que siempre quisimos vivir en las aceras Manhattan, en todos los tejados de Venecia y en los rincones de tu habitación, donde la Luna nos perseguíría para buscar el miedo en nuestros rostros y, para llenarla de envidia, le enseñaríamos nuestras manos, cogidas tan fuertes que ni unos grilletes harían mejor esa función.

1 comentario:

  1. Bueno... y yo perdiendome todo esto!!!
    Un placer cruzarme con tus textos, con tu blog y tus palabras.
    Una suerte descubrirte.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar