martes, 13 de septiembre de 2011

Mi corazón es soluble en tus palabras e, irremediablemente, se vuelve pequeñito para que te lo puedas llevar en un bolsillo de excursión a donde quieras.
Aunque también me puedes llevar a mí, si quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario