martes, 27 de septiembre de 2011

Aire conforme y con forma.

Me he pasado la vida buscando en todo el mundo la forma en que respiras para ver si me enamoraba con un suspiro entre dientes (de ésos de los tuyos hilvanados en sonrisas) y que sus resoplidos de frío sirvieran como excusa perfecta para abrazar y dar algo de calor que yo también necesito (en el corazón, ya sabes: soy así de pequeñita por dentro). He intentado encontrar un silbido entonado como yo nunca supe desafinar tan bien como para volverlo encantador, pero mi alma se queda desgarbada y sin gracia al oírlos, no hay emoción.
He registrado en todos los rincones más inapropiados para ver si cantaban esas miradas que, al tropezarse con sus pestañas de por medio, cambiarían todo desde el primer 'hola' derramado entre carraspeos vergonzosos.




Y nada de nada. Ha sido un completo fracaso.
Pero descuida, no sigo buscandote...

No hay comentarios:

Publicar un comentario