sábado, 16 de julio de 2011

Las palabras son besos y los poemas, eternos.

Cómeme a versos. Fascíname con tu mente enferma de literatura, no tengas miedo a recitarme todos tus sonetos y así consumirme entre tus labios, a embaucarme con tus historias y hacerme olvidar lo tozuda que soy entre tus fauces de pasión y poemas, no temas a tentarme con tus mejores rimas y hacerme caer entre las desordenadas palabras de todos los capítulos que tenga el libro de tus mayores sueños relatados en forma de vida, conmigo, haciendo parecer tan fácil cada paso en los abruptos caminos de los suaves espinos de mis pesadillas de princesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario