sábado, 11 de junio de 2011

Me gusta lo difícil, me tienta lo improbable, me seduce lo imposible. Y tú cada vez me pones más bestia.

No tenemos que dejar los modales aparte, pero podemos saltarnos un poco las formas, tú me entiendes.
Permite que te diga lo que me gusta tu forma de caminar, contoneando las caderas y dejándome absorto en tus curvas, imaginándote tan desnuda como mi mente puede figurar, porque ¿sabes? te deseo con cada centímetro de mi piel y quiero que seas mía, para cada uno de ellos. La idea me provoca.

Y hablando de ideas: tú has desbaratado todas las mías. Nunca entró en mis planes enamorarme y mírame ahora, completamente iluso creyendo que quererte como yo te quiero es solo tenerte en cada suspiro, dejar de pensar en mí para que cada acción sea por ti, dedicarte todos mis pensamientos, volverme loco cada segundo de tu ausencia... y que así, cada vez te quiero menos.
Pero bueno, supongo que el alcohol me ayuda a sobrellevar todo esto, entre el hielo y su calor. ¿Te apetece una copa? Tengo más vodka dentro, además de un par de cajetillas de los cigarros de sabores que tanto te gustan. ¿Consumes tu vida fumas conmigo? Podemos acompañarlo de un poco de rock, para que no quede tan a pico, para que tarde en subírsenos a la cabeza y te pueda ir tocando cada vez con menos disimulo y tú vayas siguiéndome poco a poco. Las sonrisas no serán cómplices de esos sentimientos delincuentes que las manipulan en muecas de pudor, pues el descaro dominará nuestros actos.

¿Te hacen las ganas de perder el miedo para que te dominen las ansias de placer y que un extraño calor envuelva la habitación?
Venga, cae conmigo, mis sábanas son para dos, para compartir amaneceres toda la vida contigo...
Página 11 de mi libro de aún historias sin cumplir.

1 comentario:

  1. Me encanta el diseño de tu blog!! ^^ Y esta entrada es buenísima!! Felicidades por este rincón que te has currado en internet! =) Un saludo!!

    ResponderEliminar