sábado, 30 de abril de 2011

Lo que nunca te diré.

-¡Hey! perdona que no me atreva ni a mediar palabra contigo; perdona que no sepa sonreírte, ni hacer un gesto para saludarte; perdona el que no pare de mirarte de esa forma y de cualquier otra; perdona que deje de ser la que conocías en ese 0' en el que nuestras miradas se cruzan y eternizan el tiempo entre el agobio de las gentes, de las prisas, y me conceda el recordar en un flash cada uno de tus detalles.
>>Sinceramente, pierdo el sentido, la noción de lo real, y caigo rendida a un profundo y electrizante escalofrío; perdóname también.
>>Perdona mi orgullo de hielo, que nos perdió hace un tiempo: perdona lo que dije, lo que no dije y lo que nunca me atreví a decir. Perdóname. Perdóname toda la envidia, la rabia que siento de todo y por todo; perdóname las heridas de las que te culpé cuando me las hice yo sola. Perdona, pero es que las personas somos lo que nos dejó el pasado, y yo acabo de empezar a aprender de lo que he vivido sin ti.
>>Aunque después de todo, aún me seduces, me provocas. Quizá me gustas, pero ya se acabó el amor, y eso no lo podrás perdonar nunca.

1 comentario:

  1. me gusta, sobre todo esta parte, >Perdona mi orgullo de hielo, que nos perdió hace un tiempo: perdona lo que dije, lo que no dije y lo que nunca me atreví a decir. Perdóname.
    Describe perfectamente mi situación, :)
    besos y sigue así.
    pd: gracias por ese pedazo comentario que me dejaste en mi blog:
    besos!

    ResponderEliminar