martes, 15 de marzo de 2011

Confesión.

-Es el hombre de mi vida. Por todo, absolutamente TODO lo que es, lo que dice y cómo lo dice incluido; porque consigue crear romanticismo en lo sencillo y me hace sonreír con lo que dice; porque yo puedo confiarle hasta lo más profundo de mi ser, sin miedo alguno; porque hace que lo eche tanto de menos como para necesitarle conmigo siempre. Pero, sobre todo, porque es el único que me ha dicho "te quiero" sin hacerme daño.

-Vaya, Savannah, eso es muy bonito. ¿Puedo saber quién es?

-Bueno... eres tú.

y a él se le paró el corazón

No hay comentarios:

Publicar un comentario