miércoles, 9 de marzo de 2011

Finalmente, no hay finales.

-Yo quiero nuestra luna de miel en Londres.
-Como si quieres una vida. Lo importante, es que es contigo.


Y a eso, él me respondió:
-Quiero mi vida contigo. A fin de cuentas, eres mi vida. Si no estás en lo que tú eres, ¿qué sentido tiene?

No hay comentarios:

Publicar un comentario