lunes, 21 de febrero de 2011

Con los años aprendí,

que provocar la muerte solo se perdona si creas la vida.

Ahora, entiendo muchas cosas. Te perdono, y tengo esperanzas, una buena expectativa.
Bon voyage, mon ami. Au revoir à jamais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario