lunes, 17 de enero de 2011

Enferma de ti.

Padezco desamor.
Podríamos decir que es algo similar a una tuberculosis que me provoca unos horrosos esputos de sangriento romanticismo, que me aprisionan el pecho aún.
También lo definimos como un infarto, porque al corazón dejó de llegarle ese flujo rojizo que transportaba cada uno de los besos que me diste, esos que me mantenían viva.
O quizá podemos clasificarlo de hemorragia cerebral, con la que mueren todas las neuronas que comunicaban nuestros recuerdos con mi consciencia.

¿Y qué decimos de cáncer? Mis células se revelan contra mí misma, transformándome por dentro. Pero esto tiene graves consecuencias... y creo que necesito tratamiento.

cúrame, por favor

No hay comentarios:

Publicar un comentario