sábado, 25 de diciembre de 2010

Yagas que no se curan.

El tiempo dicta su sentencia; y es que aunque no lo creamos capaz, resuelve los misterios y los milagros de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario