domingo, 5 de diciembre de 2010

Reversible.

La respuesta podría ser... (quizá) no preguntarse el porqué.


aún somos libres de elegir si queremos contestar
o no

No hay comentarios:

Publicar un comentario