domingo, 19 de diciembre de 2010

Y me vengo a dar cuenta ahora.

Es curioso el grado que alcanza la estupidez humana, pero en concreto, la mía, que es sobrehumana.

Nos odio.

¡Ah! Qué mentira, qué mal mientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario