domingo, 5 de diciembre de 2010

Un viaje de miles de kilómetros comienza con un paso.
¿Quieres darlo conmigo?

(quién se hubiera imaginado que, a los pocos meses de caminar
se nos habrían roto las rodillas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario