sábado, 25 de diciembre de 2010

¡Mira!

¡Estoy enfadada!
Porque los sentimientos son un capricho. Y estoy aquí cargando con las consecuencias del maldito, ¡yo estas no las conocía! ¡Nadie me avisó! ¡Nadie, nadie, nadie!

Qué niña que soy a veces
cuando me enfurruño
y arrugo la nariz

(vuelvevuelvevuelve)

No hay comentarios:

Publicar un comentario