lunes, 20 de diciembre de 2010

Los príncipes de hoy ya no velan por las sonrisas.

Así que respira un poco y calma la agonía de tu corazón, princesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario