lunes, 20 de diciembre de 2010

Eternamente agradecida.

Llámalos aliento, ánimos o esperanzas. Llámalos luz, ilusión o algo así como sonrisas. Llámalos planes de disfrute, de vida y de inversión.
Llámalos pasado, presente y futuro.
Llámalos por su nombre, pero yo también los conozco por amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario