sábado, 4 de diciembre de 2010

La rosa de San Jorge.

Flechas que atraviesan corazones y ropajes teñidos de sangre. Armaduras de plata que blanden espadas con destreza furiosa, resonando en el choque de metales, algún cantar de gesta. Leyendas de escamas de dragones y abrasador fuego volador alimentado en la garganta de algún reptil alado. Princesas vestidas con sedas, esperando ser salvadas por un caballero del cuento de nunca acabar. Trovadores por las calles de la ciudad recitando las nuevas sobre las guerras de su majestad. Bufones en la corte, danzando entre saltos, haciendo sonar los cascabeles que rematan su sombrero. Condes, marqueses, duques y banquetes. Noches de bailes, amores prohibidos.

Cuentos, de hadas en paro.
Un poco de siglo XIII, un poco de Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario