lunes, 13 de diciembre de 2010

The kiss of victory.

La sensación de la victoria aún se degusta en mis labios, tras los gritos de emoción lanzados a toda velocidad con cada impulso del diafragma, haciéndolos derrapar por mi garganta, dejándome sin aliento y sin voz.

Se desgastan mis cuerdas vocales al son de mis saltos en la pista, al son de mi felicidad, y siento cómo se me bajan los calcetines y vuela mi falda.

Ganamos.

Ven a probarme, ven a probarla.
Prometo que te gustará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario