domingo, 19 de diciembre de 2010

Similitudes del odio.

-¿Por qué dices que eres estúpida?

-¿Qué menos? Deseo cosas que nunca pasarán, quiero a quien no debo, me enamoro de quien no debo.
-Lo siento, no sé que decirte...
-No puedes, porque es una de dos: o soy idiota, o mi corazón está peleado con la razón, y vienen a ser lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario