domingo, 5 de diciembre de 2010

Ventrículos vacíos de valor.


El corazón late seguro de sí, tranquilo, y prosigue con un intervalo que vacila entre la vida y la muerte. Realmente no sabes si dará otro impulso o parará en ese instante. Pero debes confiar en que lo hará. ¿Piensas vivir cada segundo con miedo? No, yo siempre desconfío y tampoco le tengo miedo a morir. 

Quizá lo haga y te deje vivir
o morir conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario