sábado, 25 de diciembre de 2010

Es cierto,

yo también lo odio. Digo, eso de escuchar tu música preferida y estremecerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario