sábado, 11 de diciembre de 2010

Chin-chin.

Tomemos unas copas, ya sabes, para romper el hielo y que no te de vergüenza contarme un poco de ti, lo que te gusta; que puedas reír conmigo, y no te moleste que te diga tan sincero lo que pienso sobre ti, y tu preciosa sonrisa; que me digas cómo prefieres hacer el amor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario