miércoles, 22 de diciembre de 2010

Bye forever.

El reloj de la estación da las siete y este será el último beso antes de partir.
A veces un adiós se alarga tanto que puede llegar a doler.

Esta vez, me estremezco y no es de frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario