domingo, 5 de diciembre de 2010

Bicarbonato y bisturí.

¿Acaso hay algo que se merezca ocultar tu sonrisa? Esta sonrisa, esta sonrisa mía es un modo cordial de fingir. Otra mentira de la colección. Pero ellas nos ayudan a sobrevivir. La vida no tendría sentido en su ausencia. Sin las mentiras, mi vida, la vida gris que se agota y pelea contra un ejército de muerte sería un disparo y no el veneno de las copas (aún me cuesta deducir qué es mejor). Pero yo podría entrenar a este cuerpo nuestro, solo tienes que dejarte proteger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario