viernes, 17 de diciembre de 2010

Another zombie in love.

Me da igual tener valor o no para afrontar la verdad, pero que me la muestre rápido: yo también quiero mi vida, para mí.
Seguiré enamorada de él en soledad, pero no le impediré que sea feliz, y tampoco me pondré a llorar como una idiota; que sea feliz, aunque no sea conmigo. ¿Que se muere? Vale, está bien: así no sería el único vivo de los dos. Aunque no le deseo que lo haga lenta y dolorosamente, como me hizo pasar los últimos segundos de mi existencia.


Zombie, comedora de corazones en vez de cerebros.
(sólo busco reavivar el mío)

No hay comentarios:

Publicar un comentario